Pinta sin parar, mojar extender y vuelta a empezar…

Precisamente esto es lo que debemos evitar a la hora de maquillarnos, el quedar hechas una puerta y que ni siquiera la base sea del verdadero color de nuestra piel.

Cuando nos maquillemos debemos dar un toque sorprendente pero que a la vez combine y sea discreto, es decir, debemos encontrar el perfecto equilibrio para que nuestro maquillaje sea perfecto.

Pero lo que debes saber antes de maquillarte es aprender a preparar tu rostro, ya que con tantos pigmentos y cosméticos artificiales, la cara sufre y debemos cuidarla e hidratarla para que no se perjudique tanto a la hora de proceder a maquillarnos.

Lo primero que debemos elegir bien será la base de maquillaje que nos vamos a aplicar, esta debe ser lo más parecida al tono de nuestra piel, si no quedará fatal haciendo una cara artificial, y debe estar muy bien extendida para que quede en toda la cara uniforme.

Después elegiremos cuales serán los colores protagonistas de nuestro maquillaje, pero que también combinen con lo que llevemos de ropa o complementos, de manera que todo cree un armónico conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *